From the category archives:

Psicologia – Psiquiatria

 

La depresión afecta ya tanto a los jóvenes como a los adultos en el mundo

En la última década la depresión ha aumentado entre la población de entre 12 y 25 años a niveles tales que ya está ubicada al mismo nivel que entre los adultos, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que agrega se trata de la enfermedad mental con mayor incidencia en el planeta: la padecen 350 millones de personas.

El número de niños y adolescentes, a partir de los 12 años, que padecen depresión es tan alto como en los adultos; el problema es que no se detecta porque no hay conciencia de su real incidencia”, dijo el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustencias de la OMS, Shekar Saxena.

“Los síntomas que padecen los jóvenes y los adultos son diferentes, pero la enfermedad es la misma, por eso el personal sanitario no suele percibir lo que le ocurre a los jóvenes y no lo diagnostica adecuadamente”, explicó.

Desganados, inquietos, desordenados: hay de todo

“Los sentimientos de inestabilidad, las pocas certidumbres que ofrece el destino en un mundo donde cada vez más se sabe todo, pero no se alcanzan las metas; un sentimiento de vivir hoy y dejar el mañana sin siquiera atisbarlo”, están entre las causas fundamentales de lo que genera la real pandemia que se vive, explica el técnico.

Los jóvenes pueden aparecer desganados, pero también hiperactivos. Los hay que se convierten en desordenados y otros en abúlicos. Los hay melancólicos, con conductas adictivas, hipertensos: todos pueden ser síntomas de una depresión que afecta al individuo a partir de la edad más temprana de su adolescencia.

La OMS ha estimado que el 20% de los adolescentes padece actualmente algún problema de salud mental, entre los cuales la depresión está en primer término. Recuerdan también que el suicidio es una de las principales causas de muerte entre los jóvenes y que la depresión en absoluto es ajena a ello, sino más bien causal de la mayoría de los casos.

.

{ Comments on this entry are closed }

.

¿Ser artista y creativo predispone a la locura?

Investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) han demostrado que las personas que trabajan en profesiones que exigen más creatividad son también las que con más frecuencia reciben tratamientos de salud mental.

El estudio, publicado en la revista Journal of Psychiatric Research, afirma que existe una conexión especialmente evidente entre ser escritor y padecer esquizofrenia. Además, los bailarines, los fotógrafos y también los investigadores científicos son más propensos a padecer trastorno bipolar, una enfermedad mental grave que se caracteriza por cambios drásticos en el estado de ánimo, pasando cíclicamente de momentos de euforia a estados depresivos. A esto se suma que, en general, las personas con trabajos que exigen dosis extra de creatividad son más propensas a sufrir ansiedad y depresión. Y que entre los genios, ya sea de la rama artística o científica, se cometen un 50% más de suicidios que en la población general.

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Las tasas de depresión aumentan en la adolescencia de las niñas

Los expertos aconsejan a los padres tomarse las señales en serio e intervenir pronto

Las tasas de depresión mayor aumentan marcadamente entre las chicas jóvenes cuando pasan por el ya vulnerable periodo de la adolescencia.

Según una nueva investigación, alrededor del cinco por ciento de las niñas de doce años experimentaron un episodio de depresión mayor en el año anterior, frente a quince por ciento de las niñas de quince años, un aumento del triple.

Alrededor de 1.4 millones de niñas de 12 a 17 años experimentaron un episodio de depresión mayor el año anterior.

La información “es importante tanto para la prevención como para el tratamiento”, aseguró Richard McKeon, jefe de la rama de prevención del suicidio de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental (SAMHSA) de EE. UU., la agencia del gobierno que publicó el informe la semana pasada.

“Las chicas experimentan trastornos de depresión mayor temprano, alrededor de la pubertad, y esto realmente apunta a la necesidad de tratamiento”, añadió la Dra. Elizabeth Miller, jefa de la división de medicina adolescente del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

El informe, basado en una gran encuesta nacional llevada a cabo anualmente para evaluar el uso de drogas y la salud mental, halló que las niñas de 12 a 17 años tenían el triple de riesgo de experimentar un episodio de depresión mayor en comparación con los chicos (12 frente a 4.5 por ciento).

No está claro el motivo de que existan esas disparidades sexuales, pero probablemente se deban a factores múltiples que incluyen la vulnerabilidad biológica y, quizás, unas tasas más elevadas de abuso sexual entre las niñas, apuntó Miller.

“Probablemente se deba a varios factores, que incluyan factores psicológicos, biológicos y sociales, que podrían contribuir en cierto grado”, apuntó McKeon. “Es un momento de gran transición, de transición biológica, de cambio social, así que probablemente haya varios motivos distintos”.

Y los chicos adolescentes experimentan depresión, aunque “no tanto como las chicas adolescentes”, apuntó McKeon.

El informe también reveló disparidades en el tratamiento según la edad, ya que menos niñas de 12 a 14 reciben tratamiento para la depresión mayor que niñas de 15 a 17.

Esto podría deberse a que la depresión mayor en las niñas más jóvenes podría confundirse con los típicos cambios en el estado de ánimo de la pubertad, planteó Miller. Cuando los síntomas persisten, padres y maestros podrían comenzar a referir a las niñas mayores al tratamiento.

Un episodio de depresión mayor según se define en este estudio incluye perder “el interés y el placer por dos semanas o más y otros síntomas como problemas para dormir y comer, una energía más baja y dificultades para concentrarse”, señaló McKeon.

Entonces, la pregunta es cómo diferenciar la típica turbulencia adolescente de algo más grave.

“No queremos que los padres reaccionen de forma exagerada. Por otro lado, es importante que no obvien esas señales”, dijo McKeon. “Si un estado de ánimo persiste y hay otras señales asociadas como dificultades para concentrarse y funcionar, pérdida de apetito o energía, quizás la adolescente necesite ayuda adicional”.

Miller cree que incluso las señales iniciales de mal humor se deben tomar en serio y remitirse a una intervención temprana.

“La intervención temprana podría no significar fármacos”, enfatizó. “Quizás se trate de consejería, asegurar que el niño tenga más respaldo social, ofrecer más actividades en la escuela que fomenten la salud y el bienestar”.

.

{ Comments on this entry are closed }

 

Viajar también cansa, y causa depresión y ansiedad

Un estudio de la Clínica del Viajero de la UNAM revela que quienes van a Europa aumentan su consumo de alcohol, para Sudamérica y África predominan los problemas de ansiedad y depresión y para Norteamérica, ansiedad

televisa.com

Ansiedad y depresión son los principales padecimientos que presentan la mayoría de los mexicanos que viajan por más de 30 días al extranjero.

El estudio de la Clínica del Viajero de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reveló que esos padecimientos lo presenta 44 por ciento de quienes se trasladan a América del Sur; 16 por ciento, a Europa, 13 por ciento, a África, 12 por ciento, a América del Norte, 11 por ciento, a Asia, uno por ciento a América Central y a Oceanía.

También se registraron otras enfermedades: Las respiratorias, en cuatro por ciento de la población; fobia social y diarrea del viajero, en tres por ciento y otras como dengue, en dos por ciento.

Jorge Baruch Díaz Ramírez, responsable de la clínica, explicó que el estrés puede predisponer a ese tipo de viajeros a otras complicaciones de salud mental, como la fobia social o exponerlos al alcoholismo y tabaquismo.

Díaz Ramírez expuso que 78 por ciento de los expatriados que atiende la clínica son estudiantes y docentes que participan en movilidad estudiantil y académica; el resto son trabajadores o voluntarios.

El objetivo del estudio fue detectar los problemas frecuentes; destacan por región del mundo, pues no es lo mismo ir a Latinoamérica que a Asia, con idiomas y culturas distintas, o África, donde se agregan las deficiencias propias del destino en casa habitación, salud o comunicaciones, puntualizó.

El estudio consiste en enviar, vía correo electrónico, un formulario validado cada 30 días que contempla tres aspectos de salud mental: Fobia social, depresión y ansiedad, a los cuales se suma su comportamiento sexual y enfermedades de transmisión infecciosa.

Las variables ayudan a ver cómo se altera su comportamiento cada mes hasta que reportan su regreso y todo se recaba en la historia clínica, indicó Díaz Ramírez.

La muestra del estudio es de 222 expatriados con una estancia fuera del país de entre 31 y 180 días, de los cuales 54 por ciento son mujeres y 48 por ciento, hombres, de 24 años de edad en promedio.

Con base en las historias clínicas, 16 por ciento tiene una enfermedad preexistente.

Resaltó que enfermedades como hepatitis B, VIH, gonorreas y sífilis son frecuentes en viajeros de este tipo debido a relaciones sexuales casuales sin protección.

Se sienten desinhibidos en un nuevo ambiente donde conocen a otras personas que tienen rasgos diferentes, atractivas para la población extranjera. Pero no hay que olvidar la importancia de usar preservativo, explicó.

En el caso de quienes van a Europa reportan un aumento considerable en el consumo de alcohol en 14 por ciento de los casos.

Para Sudamérica predominan los problemas de ansiedad y depresión; para África depresión y para Norteamérica, ansiedad.

En el caso de los estudiantes que no soportan el choque cultural, la pérdida de las redes sociales y del contacto cotidiano con su cultura se brinda consulta de telemedicina o terapia a distancia.

Actualmente la Clínica del Viajero y la Facultad de Medicina de la UNAM trabajan para implementar una campaña de prevención en los viajeros, darles información o estrategias que les permitan disminuir o sobrellevar adecuadamente los problemas de ansiedad o depresión.

{ Comments on this entry are closed }

 

La combinación de depresión y enfermedad cardiaca podría aumentar las probabilidades de muerte

Un estudio encuentra que, en conjunto, aumentan cuatro veces el riesgo de morir por ataque cardiaco o accidente cerebrovascular

Las personas que padecen tanto de enfermedad cardiaca como de depresión podrían ser mucho más propensas a morir que las que sufren de sólo una de las afecciones, o de ninguna, muestra un estudio reciente.

Los investigadores analizaron datos de casi 6,000 adultos de mediana edad en Inglaterra cuya salud mental y física se monitorizó durante un promedio de cinco años y medio como parte de un estudio que observaba cómo los factores sociales y económicos afectan la salud a largo plazo.

En general, alrededor del quince por ciento de los participantes tenían depresión. El veinte por ciento de los que padecían de una enfermedad cardiaca tenían depresión, frente a catorce por ciento de los que no sufrían del corazón.

De las 170 muertes ocurridas durante el periodo de monitorización, 47 fueron causadas por un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular. En comparación con las personas que no sufrían de ninguna de las dos enfermedades, los que tenían solamente enfermedad cardiaca coronaria tenían 67 por ciento más probabilidades de morir por todas las causas, mientras que las que tenían solamente depresión eran el doble de propensos de morir.

Las personas que tenían enfermedad cardiaca y depresión eran casi cinco veces más propensas a morir que las que estaban en buena salud física y mental.

Tras tomar en cuenta una variedad de factores, los investigadores concluyeron que la combinación de depresión y enfermedad cardiaca triplica el riesgo de muerte por todas las causas, y cuadruplica el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.

El estudio aparece en la edición en línea del 16 de septiembre de la revista Heart.

 

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Las experiencias sobrecogedoras nos hacen más pacientes y satisfechos con la vida

Admirar el paisaje desde lo alto de una montaña, ver el París infinito desde lo alto de la Torre Eiffel, contemplar una cascada de varios metros de altura o revivir la aventura de los primeros astronautas que pisaron la Luna en una proyección de imágenes y música… todas son visiones sobrecogedoras, que a alguno hasta le pueden poner los pelos de punta. Ahora, un estudio publicado en la revista Psychological Science revela que este sobrecogimiento también nos hace más pacientes, más dispuestos a ayudar a los demás y, por si fuera poco, nos hace percibir que tenemos más tiempo libre.

Los investigadores, de la Universidad de Standford (EEUU), realizaron diferentes experimentos en los que los participantes resolvían ejercicios o encuestas después de observar imágenes sobrecogedoras. Los resultados revelaron que, en comparación con los individuos control, los participantes experimentaban la sensación de tener más tiempo libre, algo muy valioso dado el frenético ritmo que llevamos hoy en día. Gracias a ello, estas personas se mostraban más pacientes, preferían vivir experiencias antes de poseer más bienes materiales, estaban más satisfechos con la vida y además tenían más ganas de pasar parte de su tiempo ayudando a los demás.

Los autores destacan la importancia de vivir experiencias sobrecogedoras en la vida diaria como una solución “al sentimiento de tener poco tiempo, que es una auténtica plaga en la vida moderna”, afirman en el estudio.

muyinteresante.es

.

{ Comments on this entry are closed }

.

La mitad de las personas que padecen trastorno bipolar no lo saben

PSIQUIATRÍALos expertos que participan en un seminario de psiquiatría en España dicen que la enfermedad tiende a ser crónica y recurrente. Un paciente bien tratado puede llevar una vida sana.

Cerca del 49% de los pacientes que padecen trastorno bipolar no ha sido diagnosticado, y el 31% de los enfermos que sí han sido atendidos por especialistas ha recibido un tratamiento inadecuado para el manejo de la patología. Así lo dieron a conocer algunos expertos reunidos en el XI Seminario Lundbeck, que se realiza en Madrid, sobre la temática: ‘El desgobierno de la mente’.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental caracterizada por producir cambios bruscos e impredecibles en el humor de las personas que lo padecen, que les genera algunos problemas de relacionamiento con su entorno.

Según la nota que publica el diario El Mundo de España en su versión digital, estudiosos del área de psiquiatría precisaron que el trastorno bipolar afecta a casi un millón de españoles, pero con los métodos actuales es perfectamente tratable en la mayor parte de los casos. La patología no afecta la inteligencia, sino la regulación de las emociones, y sus causas son una combinación de factores genéticos y ambientales.

Consuelo de Dios, quien es responsable del Programa de Trastornos Bipolares del Servicio de Psiquiatría en el Hospital Universitario La Paz, de Madrid, precisa que se trata de una enfermedad en la que aparecen episodios de hipomanía o de manía en algún momento de su evolución y, en la inmensa mayoría de los casos, se producen también fases depresivas a veces más prolongadas.

“Tiende a ser crónica y recurrente y se puede manifestar con un conjunto de diferentes síntomas psicológicos, conductuales y físicos no siempre fáciles de diagnosticar y tratar. No obstante, muchos pacientes adecuadamente tratados pueden llevar una vida y unas relaciones normalizadas”, dijo.

Para contrarrestar los efectos de la enfermedad, el tratamiento combina una terapia farmacológica con una de psicoeducación. Así, entre los fármacos empleados para tratar el trastorno bipolar se encuentran los estabilizadores del ánimo como el litio, algunos anticonvulsivantes y los antipsicóticos.

“La psicoeducación es un tratamiento que desempeña una función preventiva. Se realiza en grupo y trata de dar al paciente herramientas para manejar mejor su enfermedad y convivir con ella. Esta terapia es importante porque, siempre en combinación con los fármacos, es un tratamiento que permite que el paciente bipolar recupere el control de su vida, reduzca a la mitad los episodios de crisis y que estos sean 75% más breves”, explicó Francesc Colom, director del Área de Psicoeducación y Tratamientos Psicológicos, Programa de Trastornos Bipolares en IDIBAPS, Hospital Clínic de Barcelona,.

Problemas asociados

El trastorno bipolar puede disminuir la esperanza de vida entre 13 y 30 años. Según asegura De Dios, en esta enfermedad la mortalidad está relacionada con causas no naturales como, por ejemplo, el suicidio o los accidentes, pero, más aún, con problemas cardiovasculares y endocrino-metabólicos.

“Las enfermedades que con más frecuencia se presentan en el paciente con trastorno bipolar son la obesidad mórbida, la diabetes mellitus y las enfermedades cardiovasculares, entre otras. Además, los problemas de abuso de sustancias, incluido el alcohol, son mucho más frecuentes en el paciente con trastorno bipolar que en la población general, y esto también conlleva un alto riesgo de mortalidad”, explicó la psiquiatra.

La BBC hace referencia a un estudio llevado a cabo por científicos del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oxford (Reino Unido), que tenía como objetivo refutar la creencia generalizada que los enfermos mentales como los bipolares son propensos a la violencia a causa de su enfermedad.

El resultado arrojó que el detonante de la violencia es en realidad el consumo de sustancias como alcohol y drogas, usualmente consumidos por estas personas para aliviar sus dolencias o los efectos de su medicación. La enfermedad mental en sí tiene una influencia “mínima” o nula en el desencadenamiento de la violencia.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

¿Cómo saber si una persona tiene depresión?

Algunos estudios y teóricos sugieren que la falta o exceso de determinados oligoelementos en el organismo como: cobre, zinc, 9 litio, cobalto, magnesio o hierro y vitaminas como la C, B1, B3, B6, B9 o B1210 11 12 pueden suponer un factor de predisposición a la depresión.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, que genera una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida diaria.

Se presenta a través de un conjunto de síntomas que afectan el lado afectivo de quien la padece. Algunos de esos síntomas son la tristeza constante, la pérdida de placer en actividades habituales, dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño, cambios en el apetito, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida y puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual.

Sin embargo, a pesar de los síntomas muchas personas deprimidas pueden ni siquiera saber que lo están. En ese sentido, es importante saber cómo detectar la depresión, a fin de ayudarnos a nosotros mismos o a algun familiar o amigo que la padezca.

{ Comments on this entry are closed }

 

La electroacupuntura sería efectiva para la depresión: estudio

Potenciar el efecto de las agujas de acupuntura con pequeñas corrientes eléctricas sería efectivo para tratar la depresión, reveló un estudio realizado en Hong Kong.

Dirigidos por Zhang Zhang-jin de la Facultad de Medicina China de la Universidad de Hong Kong, los investigadores usaron electroacupuntura para estimular siete zonas de la cabeza en 73 participantes que habían padecido severos lapsos de depresión en los últimos siete años.

La electroacupuntura se administró junto con la medicación que los pacientes ya estaban tomando e implicó un refuerzo del tratamiento, dijo Zhang en conferencia de prensa.

La mitad de los pacientes recibió electroacupuntura nueve veces durante tres semanas, mientras que en la otra mitad -el grupo placebo o de control- sólo se insertaron las agujas superficialmente en las cabezas.

Luego, los pacientes fueron evaluados por expertos para determinar sus niveles de depresión y se halló que el grupo que recibió la electroacupuntura genuina estaba mucho más feliz.

“La reducción (en los registros de depresión) en el grupo que recibió el tratamiento activo fue más significante que en la cohorte placebo”, dijo Roger Ng, otro investigador del equipo, que publicó sus resultados en la revista PLoS (Public Library of Science) ONE.

“Cuando son estimulados los puntos acupunturales, se ven estimulados también algunos centros del cerebro responsables de la producción de serotonina”, explicó Ng, consultor del departamento de Psiquiatría del Hospital Kowloon en Hong Kong.

Se cree que un desequilibrio en los niveles de serotonina estaría relacionado con la depresión, que afecta a alrededor del 20 por ciento de las personas en algún momento de la vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que para el 2020, la depresión rivalizará con la enfermedad cardíaca como el trastorno de salud con mayor carga de enfermedad en el mundo.

Zhang dijo que su grupo evaluará realizar otro ensayo donde se emplee electroacupuntura sólo en pacientes que padecen depresión leve.

{ Comments on this entry are closed }


Las 10 fobias más bizarras que podrías estar padeciendo

Los miedos patológicos más comunes son la agorafobia y la claustrofobia, sin embargo hay algunos más insólitos que pasan desapercibidos incluso para quienes los sufren.

Tendencias

La fobia es uno de los padecimientos siquiátricos más comunes ya que afecta casi el 10% de la población mundial.

Se manifiesta cuando una persona se ve expuesta al origen de su miedo con cuadros de ansiedad que incluso pueden derivar en crisis de pánico, sudoración excesiva y aumento en el ritmo cardíaco.

Abarca desde miedos a procedimientos médicos, animales potencialmente peligrosos, espacios cerrados y situaciones de riesgo.

Comúnmente las fobias se originan en situaciones traumáticas vividas durante la niñez, cuyos resultados quedan de manifiesto una vez adulto.

De acuerdo a los expertos, existen más de 500 fobias, siendo las más comunes la agorafobia, que es el miedo a los lugares públicos, y la claustrofobia, relacionado con los espacios cerrados.

Pero también hay algunas insólitas o poco comunes, que a veces pasan desapercibidas incluso para quienes las padecen.

Tripanofobia: Se trata de una fobia bastante típica que tiene relación con el miedo a la agujas, o cualquier procedimiento médico que incluya inyecciones. Incluso, puede ir más allá incluyendo cualquier objeto filoso.

Venustrafobia: Es el temor y rechazo a mujeres atractivas. También conocidos como caliginefóbicos, este tipo de personas generalmente evitan relacionarse con quienes destacan por su buen parecido, ante el riesgo de no resultar lo suficientemente interesante y ser ignorados.

Ailurofobia: Algunos creen que ver cruzar un gato negro es un mal augurio, pero a otros les genera pavor ver a estos animales, incluso si es a través de fotografías o videos. Entre los principales factores que originan este miedo, está la agresión por parte de algún minino durante la infancia.

Ergofobia: Si sientes un temor excesivo a una entrevista de trabajo o al primer día de trabajo, sufres ansiedad cada vez que piensas en la idea de acudir a laborar, puede que estés padeciendo esta fobia. No obstante, se debe separar el temor propio de enfrentar un desafío nuevo, a sentir un miedo irracional.

Nomofobia: Esta palabra tiene su origen en la expresión “no-mobile-phone-phobia”, lo que da luces de a qué se refiere. Si entras en pánico cuando comienza a agotarse la batería de tu teléfono móvil, o te sientes particularmente ansioso si no tienes tu celular a mano, podrías estar padeciendo esta fobia.

Coulrofobia: Si bien es bastante común en niños, no son pocos los adultos que entran en pánico cada vez que ven un payaso. Al igual que muchas de las fobias, su origen tiene que ver con algún trauma vivido en la infancia.

Ablutofobia: Si alguien siente rechazo a estar aseándose de manera regular, podríamos hablar de alguien descuidado en su higiene personal, sobre todo en el caso de los adolescentes. No obstante, si se trata de un miedo irracional a meterse a una ducha o efectuar alguna actividad que incluya lavar, podríamos sospechar de esta fobia.

Taphefobia: Es común que algunos le teman a la muerte, aunque otros llevan su miedo más allá hasta el ser enterrado vivo. ¿Te imaginas despertar encerrado en un ataún a unos metros bajo tierra sin tener cómo escapar?

Philemafobia: En general besar es una práctica común de ver en cualquier sitio, aunque algunos por pudor prefieren no ser tan demostrativos. Sin embargo hay personas que no sólo temen hacerlo en público, sino que simplemente no pueden hacerlo debido a esta particular fobia.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas