From the category archives:

Dietas

 

La cronodieta

Una dieta que puede cambiar nuestros hábitos alimentarios y que nos permite adelgazar unos 3 kilos al mes. Constituye una forma equilibrada de comer y puede seguirse durante toda la vida, ya que es una variación de la dieta mediterránea.

La cronodieta fue creada por dos médicos italianos, Mauro Todisco y Paolo Marconi en 1992. Se basa en los principios de la cronobiología, la ciencia que estudia el ritmo biológico. Según estos doctores, el horario de las comidas condiciona el peso, independientemente del número de calorías ingeridas. Sostienen que cuando el cuerpo está trabajando al máximo, la comida no se transforma en grasa y, al contrario, si estamos en reposo, cualquier pequeña cosa que comamos nos engordará. De acuerdo a esto, hay que evitar ingerir alimentos a partir de finalizada la tarde, ya que durante la noche se reduce la actividad tiroidea y las glándulas suprarrenales también trabajan al mínimo, por lo que es más fácil que los alimentos nos engorden.

Con la cronodieta se puede comer de todo y por ello más que una dieta es un sistema que intenta modificar nuestro comportamiento frente a las comidas. Incluso se pueden adelgazar unos 3 kilos al mes, lo cual da tiempo a nuestro cuerpo para asimilar la pérdida de peso y por lo tanto ni nuestros músculos ni nuestra piel sufrirán la agresión que supone una rápida pérdida de peso. Al cambiar los hábitos alimentarios y por constituir una forma equilibrada de comer, esta dieta puede seguirse durante toda la vida ya que es una variación de la dieta mediterránea. Si la unimos a un ejercicio físico moderado como por ejemplo, caminar, nos estaremos manteniendo saludablemente y no solo evitaremos esos kilos de más, también muchas enfermedades añadidas al sobrepeso.

De acuerdo a los principios de esta dieta, hay que consumir el 60% de la comida durante el día y solamente el 40% por la tarde/noche, no comiendo nunca después de las 21 horas. Esta dieta está aconsejada para todo el mundo. Naturalmente si hay enfermedades endocrinas, disfunciones hormonales o tiroideas, incluso si la obesidad es importante, siempre se debe consultar al médico.

Las tres reglas básicas

1 Comer solo durante el día para evitar que los alimentos ingeridos durante la noche se conviertan en grasa.
2 Hay que repartir los alimentos en tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena, añadiendo un tentempié entre horas a media mañana y a media tarde.
3 No saltarse nunca ninguna comida. Esta costumbre lo único que hace es favorecer la concentración de energía y, en consecuencia, de grasa.

Adelgazar comiendo de todo

Según la cronodieta cada alimento tiene su horario; si se respeta, se puede adelgazar comiendo de todo.

De 7 a 15 horas: Pastas, arroces, cereales, pan, galletas.
De 10 a 21 horas: Verduras y hortalizas (excepto: zanahorias, chauchas, coles, remolacha y tomates).
De 12.30 a 15 horas: Legumbres, arvejas, papas, batatas y las verduras excluidas en el grupo anterior.
De 10 a 21 horas: Carnes, excepto las grasas y los embutidos. Pescados, huevos y productos lácteos.
Hasta las 17 horas: Manzana, piña, naranja, pomelo, pera, durazno, kiwi, sandía, melón, frutillas.
Hasta las 12 horas: Las frutas calóricas y los frutos secos uvas, bananas, mango, mamón.

PAN: Una sola rebanada en el desayuno y en la comida, nunca en la cena.
DULCES: Pueden tomarse ocasionalmente; nunca como postre.
BEBIDAS: No a las bebidas con gas y refrescos. Mucha agua y un vaso de vino con la comida.

Ejemplos de menús:

Desayuno

a) Un huevo duro o pasado por agua, una rebanada de pan (mejor integral) con queso, un jugo natural de naranja o pomelo, un té o un café descafeinado con leche descremada o un café solo.
b) Una rebanada de pan con queso o jamón cocido, un jugo natural, un té o un café descafeinado con leche descremada o un café solo.

Almuerzo (de 13 a 14 horas)
Espaguetis boloñesa (con salsa de tomate y carne picada) ensalada verde y yogur.
Lentejas (con papa y zanahoria), queso.
Bife de ternera a la plancha, ensalada con zanahoria y apio rallados.
Pollo al horno con papa y cebolla. Sopa crema de puerros o espárragos.
Minestrone o guiso de verduras y legumbres, queso.
Ensalada con huevo duro y pescado a la plancha.

Cena (de 20 a 21 horas)

Pescado y verduras a la plancha, yogur con miel.
Tortilla de acelga, queso fresco.
Pechuga de pollo a la plancha, ensalada verde.
La fruta es mejor tomarla como tentempié a las 11 y a las 17 horas.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Dieta de la Piña: beneficios y riesgos, ¿qué opinan los expertos?

lagranepoca.com.-Lilia Santana Moreno

La famosa dieta de la piña es conocida como régimen para perder kilos rápidamente y lucir “espectacular”. Dadas las propiedades diuréticas del fruto, la piña parecería que puede cumplir con este objetivo, sin embargo, los expertos opinan lo contrario. Es decir, llevar una monodieta tiene sus pros y sus contras, y si esta es considerada una dieta milagro, deberás tomar algunas sugerencias de los expertos.

La dietista zaragozana Sara Garcés explica que la dieta de la piña es considerada una dieta hipocalórica, llegando a las 1.000 calorías por día. Por lo que se considera que es una dieta que no cubre la necesidad nutricional que requiere el organismo y puede suponer un déficit de nutrientes para la persona que lleva a cabo, según indicó el medio Heraldo.

La dieta de la piña es un régimen estricto respecto a los alimentos que se permiten ingerir, así como por la ingesta de calorías. Sumado a esto, la dieta de la piña es concebida como una dieta milagro, que al tiempo de abandonarla se viene el rebote, expresa la especialista.

Según Garcés, a algunas dietas como la de la piña, “se les otorgan propiedades que no les corresponden”, considerando que están fuera de una dieta equilibrada y aplican una especie de ayuno, a través del cual, se pierde peso y masa muscular que se recupera al poco tiempo.

La experta explica que esta dieta hipocalórica consiste en que durante cinco días, en torno a tres comidas -ampliables a cinco, se debe incluir la fruta de la piña. Sugiriendo que la ingestión de los alimentos, sea acompañada por ejemplo por pollo o carne.

Durante el desayuno, esta dieta recomienda tomar dos rodajas de piña y un trozo de pan integral. A la mitad de mañana un zumo de piña. Cuando ya es mediodía se ingiere piña acompañada con pollo. En la merienda se come piña en almíbar; y en la cena, la ingesta de la piña es recomendada con una lata de atún, indica Garcés.

Entre las propiedades de la piña que ayudan a adelgazar se encuentra la Bromelina, un extracto derivado de los tallos del fruto. Se trata de una encima que ayuda a las células del páncreas a descomponer los alimentos para que aporten energía, la misma que será quemada en vez de ser procesada como grasa, señala la Fundación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La piña, además de ser activadora del metabolismo, también facilita la digestión y la eliminación de grasa. Además, este fruto contiene muchas fibras y agua, por lo que sus efectos diuréticos son destacables en el tema de bajar de peso. Por otra parte, la piña combate las infecciones e inflamaciones digestivas. Sus azucares naturales la convierten en un energético natural y su riqueza en fibras hacen que el organismo experimente la sensación de saciedad, indica el sitio especializado Innatia.

Pero la dieta de la piña se encuentra entre las monodietas menos indicadas. El Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) alertó sobre los efectos secundarios o rebote de las dietas que prometen perder mucho peso en poco tiempo, además de ser poco saludables  y carecer de “sustento científico”. Estefanía Ramo, nutricionista dietista de IMEO, indica que “a la hora de perder peso principalmente se elimina masa muscular y cuándo se termine la dieta volveremos a recuperar el peso con gran facilidad”.

Para saber si es recomendable llevar una monodieta como la dieta de la piña, es recomendable tomar en cuenta los siguientes inconvenientes que cita la especialista Irma Domínguez Azpiroz en el sitio especializado Infoalimenta:

  • Debido a la falta de variedad y cantidad de alimentos, la dieta de la piña no cubren las necesidades nutricionales y por ende no son equilibradas. En la generalidad conducen a déficits de vitaminas y minerales.
  • Al disminuir el aporte energético (semiayuno), el organismo compensa la falta de energía recibida, con un aumento de la destrucción de las proteínas corporales (como fuente alternativa de energía).
  • Esto conduce a una pérdida de masa muscular y también la formación de cuerpos cetónicos (peligrosos para el organismo cuando su formación se prolonga en el tiempo).
  • Puede ocasionar  trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia), que a veces son de mayor gravedad que el exceso de peso inicial.
  • Además de no conseguir cambiar los malos hábitos alimentarios, suelen acentuar los errores.
  • Favorecen el efecto “rebote” o “yo-yo”.
  • Produce efectos psicológicos negativos.

{ Comments on this entry are closed }

 

Dieta del agua

Si estás buscando una dieta para bajar de peso, la Dieta del agua podría ayudarte a lograr tu objetivo.

Aunque todos conocemos la importancia del agua, en muchos casos, se desconoce la relación que tiene con el proceso de adelgazamiento.

Con la dieta del agua, obtendrás además, los beneficios de tener tu cuerpo bien hidratado: tu piel mejorará de forma significativa, notarás que tu energía aumenta, tus músculos cansados te lo agradecerán, se reducirá el estreñimiento, los dolores de cabeza y la sensación de hambre.

Es posible que al iniciar la Dieta del agua para adelgazar, notes pocos cambios, pero con el tiempo, tomando agua adelgazarás. Cuando pasen unos días, empezarás a notar una reducción de peso y de centímetros.

Es normal que al empezar la Dieta del agua necesites ir más veces al baño, debido a que tu cuerpo no estaba acostumbrado a estar tan bien hidratado.

Veamos ahora en qué consiste la dieta del Agua

• Al despertar:
El cuerpo pierde agua mientras duermes a través de la respiración y la transpiración, por lo que es probable que tengas sed al despertar. Bebe un vaso grande de agua con una rodaja de limón para darle sabor.

• Con el desayuno:
Bebe un vaso de agua o una taza de té de hierbas antes de salir de casa.

• A media mañana:
Tómate un refresco de frutas como naranja, melón o sandía. Toma un vaso de agua al que puedes agregarle si quieres, un zumo de aloe, el cual tiene un efecto calmante para el sistema digestivo.

• A la hora del almuerzo:
Puedes tomarte una sopa, un vaso de agua o un té de hierbas antes de la comida.

• A media tarde:
Mientras se prepara la cena, bebe un vaso de agua y merienda algunas verduras crujientes frescas como por ejemplo, unas zanahorias.

• Antes de la cena:
Por la tarde, antes de la cena, bebe un vaso de agua con un poco del jugo de tu fruta favorita para darle sabor.

• Después de la cena:
Bebe un vaso de agua antes de acostarte.

Pero cuidado… todo en exceso es malo … hasta el agua

Hay una dieta del agua que anda circulando y que propone beber 4 litros de agua al día para perder peso, sin embargo, debes tener cuidado con excederte, sobre todo si consumes mucha agua de una sola vez, ya que ésto puede ser peligroso.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Una dieta alta en fibra previene el cáncer

Una nueva investigación pone sobre la mesa por qué las dietas altas en fibra pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon, sugiriendo que suplementos como la niacina (vitamina B3), que se utilzia habitualmente para regular el colesterol, pueden ayudar a mantener la salud del colon en personas con dietas bajas en fibra. El estudio ha sido publicado en la revista Immunity.

Para su trabajo, un equipo de investigadores de la Georgia Regents University (EE.UU.), realizó un experimento con ratones descubriendo que los ratones en los que había desaparecido el receptor Gpr109a eran más propensos a desarrollar inflamación y cáncer de colon. Al distribuir niacina a los ratones que no tenían un colon sano, hallaron que la vitamina B3 ayudó a la activación de las células inmunes; esto es, la digestión de la fibra provocó una activación del receptor de las células inmunes del organismo de los ratones.

Según los expertos, esto sucede porque la digestión de la fibra conduce a la producción de un ácido graso concreto, el butirato, que activa el receptor Gpr109a; así, el butirato desencadena la activación de este receptor en las células inmunes del colon que producen moléculas anti-inflamatorias y transmiten a su vez señales a las células T que renuevan la orden de producción de más moléculas anti-inflamatorias.

“Creemos que mega-dosis de niacina puede ser útil en el tratamiento o prevención de la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, y cáncer colorrectal, así como la poliposis adenomatosa familiar, o FAP, una condición genética que causa pólipos que se desarrollan en todo el tracto gastrointestinal”, explica Nagendra Singh, coautor del estudio.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

La dieta de la patata (papa)

El estadounidense Chris Voigt ha realizado una dieta con la que pretendía demostrar que es posible sobrevivir comiendo únicamente patatas, por ello se lanzó a la dieta de la patata, durante 2 meses comería solamente patatas ingiriendo una media de 2.200 kcal. diarias (calorías recomendadas por la USDA). El cálculo fue el siguiente, una patata (dependiendo de su peso) aporta unas 110 calorías, por tanto era necesario comer 20 patatas diarias. El valor nutricional de cada 100 gramos de patatas es de 80 kcal, Carbohidratos 19 g, Almidón 15 g, Grasas 0.1 g, Proteínas 2 g, Agua 75 g, Tiamina (Vit. B1) 0.08 mg (6%), Riboflavina (Vit. B2) 0.03 mg (2%), Niacina (Vit. B3) 1.1 mg (7%), Vitamina B6 0.25 mg (19%), Vitamina C 20 mg (33%), Calcio 12 mg (1%), Hierro 1.8 mg (14%), Magnesio 23 mg (6%), Fósforo 57 mg (8%), Potasio 421 mg (9%) y Sodio 6 mg (0%) según Wikipedia.

Antes de empezar con la dieta de la patata, Chris Voigt se sometió a un análisis de sangre, pesaba 89’55 kilos, su colesterol era de 214 mg/dL (miligramos por decilitro), los triglicéridos se situaban en 135 mg./dl y la glucosa en sangre era de 104 mg por decilitro. Durante 2 meses comió patatas, y leyendo el blog de Chris Voigt podemos comprobar que a medida que pasaban los días, el deseo de disfrutar de otros alimentos crecía, pero el reto era relativamente corto, simplemente debía esperar 2 meses antes de poder comer todo lo que su memoria de sabores anhelaba, mientras disfrutaba de un puré de patatas.

Al finalizar la dieta de la patata, los análisis revelaban que Chris Voigt había perdido casi 10 kilos de peso, el colesterol se situó en 147 mg/dL, los triglicéridos en 75 mg./dl y la glucosa en sangre era de 80 mg por decilitro. La experiencia para el estadounidense ha sido muy satisfactoria, y refuerza su convencimiento de los grandes beneficios que ofrecen las patatas. Por otro lado, la iniciativa le ha permitido tomar contacto con otras personas amantes del tubérculo.

A través del blog de Chris Voigt podemos saber que lamenta que estos resultados no los haya tenido en cuenta la USDA, agencia de salud de Estados Unidos y se hace eco de la propuesta que este organismo ha realizado para restringir el consumo de patatas durante la hora del almuerzo de los escolares. Para combatir la obesidad en el país se lanzan programas nutricionales con un consumo reducido de hidratos de carbono y las patatas se dejan a un lado, Chris Voigt no entiende la discriminación contra las patatas.

Ya ha pasado un mes y medio desde que finalizó la dieta de la patata, come de todo y sigue disfrutando del sabor de las patatas pero de forma equilibrada. La experiencia, además de haber sido relatada en el blog, también se ha documentado en vídeos, a través de este enlace podréis acceder a un recopilatorio de 18 vídeos en el que nos explica algunas de las recetas de su menú, como es el día a día, etc. Curiosa iniciativa la que hemos conocido a través de informativos Tele 5, sin embargo, este tipo de dietas no son equilibradas y la opción más recomendable es, sin lugar a dudas, disfrutar de la dieta Mediterránea.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Si estás a dieta, limpia la cocina

Las cocinas sucias y desordenadas crean ansiedad y nos empujan a comer compulsivamente.

muyinteresante.es

Los kilos de más pueden venir de donde menos te lo esperas. Porque aunque resulta obvio que la cocina es una zona de riesgo (o, mejor dicho, LA zona de riesgo), a nadie se le había ocurrido averiguar hasta ahora si tenerla limpia o sucia, desordenada o en estado de revista, influye en la cantidad y el tipo de comida que tomas. Y parece que sí. Y mucho.

Esto es lo que ha descubierto un equipo de científicos en el laboratorio Food and Brand Lab, centro perteneciente a la Universidad Cornell, en Nueva York.

El experimento ha consistido, simplemente, en poner a 101 mujeres en la tesitura de permanecer diez minutos en una cocina donde podían tomar galletitas, snacks o zanahorias a discreción. Mientras que la mitad de las voluntarias esperaba en una estancia desastrosa, llena de papeles tirados y platos sucios en el fregadero, la otra mitad lo hizo en una cocina escrupulosamente ordenada y pulcra.

El resultado de este curioso ensayo fue concluyente: las primeras salieron con el doble de galletitas y 65 calorías más en su cuerpo que las segundas, como cuentan los investigadores en la revista Environment and Behavior. “Estar en un ambiente caótico y sentir que pierdes el control es malo para las dietas. Parece que incita a la gente a pensar: ‘si todo está descontrolado, ¿por qué no lo voy a estar yo?’. Sospecho que a los hombres les ocurre lo mismo”, ha explicado Lenny Vartanian, Profesor Asociado de Psicología en la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) y director del estudio.

{ Comments on this entry are closed }

 

Ojo: Dietas express o extremas no son recomendables para bajar de peso

Inés Carbone, nutricionista jefe de la ex Posta Central, señala que pueden provocar arritmia, anemia, disminución de las defensas, activación de herpes, aftas, caída del pelo, pérdida de masa muscular, sopor, enfermedades cardiovasculares, irritabilidad y cansancio.

lanacion.cl

Después de las fiestas de fin de año la mayoría de las personas intentan bajar apresuradamente  los kilos que ganaron. Algunos se enfocan en seguir dietas express o extremas que pueden afectar su salud.

Los especialistas no las recomiendan, porque pueden  tener consecuencias como  el llamado “efecto rebote” (recuperar el peso que se perdió o más) hasta problemas cardiovasculares o osteoporosis, que es la pérdida de calidad de los huesos.

Por regla general las dietas express son restrictivas, es decir, se basan en el consumo de un determinado tipo de alimentos, prohibiendo otros. Esto puede generar un desbalance de nutrientes en el organismo.

Es por ello –plantean los expertos- que cualquier régimen alimenticio debe ser asesorado por un especialista capacitado. Las dietas deben adaptarse a la salud de cada persona, por lo que su duración también será distinta en uno u otro caso.

Inés Carbone, nutricionista jefe del Hospital Urgencia Asistencia Pública (ex Posta Central), dice que pueden provocar arritmia, anemia, disminución de las defensas, activación de herpes, aftas, caída del pelo, pérdida de masa muscular, sopor, enfermedades cardiovasculares, irritabilidad y cansancio.

También pueden producir deshidratación y constipación, lo que provoca que las personas se sientan más irritables, angustiadas y mal humoradas, y además causan alteraciones en el sueño porque están constantemente pensando que no puedes comer”.

SUPLEMENTOS

Otra de las alternativas a las que se recurre en estos meses para bajar rápido los kilos de más son los productos que prometen quitar peso, como suplementos para deportistas y “quemadores” de grasas, productos que poseen grandes cantidades de cafeína, así como otros estimulantes del metabolismo.

No obstante, estas sustancias son causantes de diferentes enfermedades cardiovasculares y pueden tener una serie de contraindicaciones, como insomnio, taquicardia, nerviosismo o debilidad muscular. Además, aún muchos pueden servir en un comienzo, pero lentamente se comienzan a saturar los microsistemas del organismo y al tiempo dejan de ser productivos”.

Además las duras rutinas de los gimnasios tampoco son recomendables en personas sedentarias o de actividad física leve, ya que pueden traer consigo lesiones por sobrecarga físico, lo que puede provocar desmotivación o simplemente abandono de la rutina.

DIETAS DE DESINTOXICACIÓN

Este tipo de dietas suma cada día nuevos adeptos, ya que muchas veces asociamos las frutas y verduras con una alimentación saludable.

“Si bien es cierto que este tipo de alimentos son súper sanos, ya que nos entregan proteínas, vitaminas y fibras, igual necesitamos consumir productos ricos en proteínas e hidratos de carbono”, indica la profesional de la ex Posta Central.

Los carbohidratos tienen la mala fama de que nos hacen engordar, pero muchos hemos olvidado que son la principal fuente de energía, añade.

“Es importante aprender a comer en porciones adecuadas y preferir los productos integrales, sólo así crearemos un hábito de alimentación que sí nos permitirá bajar nuestro porcentaje de grasa de manera saludable. Además debemos incluir rutinas de ejercicio, al menos 3 veces por semana, un ejemplo es preferir caminar que tomar locomoción colectiva o preferir las escaleras a que usar el ascensor”, indica la nutricionista.

Quinoa, té rojo, agua con limón o savia son algunos de los superalimentos que afirman actuar como quemadores de grasa y que para muchos tienen el potencial de eliminar de nuestro organismo sustancias químicas dañinas. Lo que permitiría lograr deshacernos de esos kilitos de más que tanto nos molestan.

Sin embargo, no existen estudios científicos que entreguen pruebas convincentes de que estas dietas de desintoxicación puedan eliminar contaminantes de nuestro organismo. Es por ello que si se busca perder peso y tener una vida saludable, la mejor opción es seguir una dieta balanceada rica en frutas, carnes, vegetales, pescados y carbohidratos.

UNA ALTERNATIVA: COMER CADA 3 Ó 4 HORAS

La mejor forma de adelgazar -señala la especialista- es seguir las recomendaciones habituales para una alimentación sana y balanceada: no saltarse comidas, respetar los horarios, beber agua en abundancia y privilegiar el consumo de frutas y verduras, junto con actividad física periódica.

Para la nutricionista, la mejor receta para bajar de peso de manera efectiva y natural es no saltarse ninguna comida del día y consumir cada tres o cuatro horas porciones reducidas de alimento. Lo ideal, en este caso, es incorporar tres porciones de frutas y dos de verduras junto a dos litros de agua de forma diaria.

También lo es realizar ejercicios aeróbicos como correr, andar en bicicleta y caminar a paso rápido, entre otros, con un mínimo de 30 minutos al día y tres veces a la semana en promedio.

{ Comments on this entry are closed }

 

Nutrición detox para adelgazar de forma saludable

Es el momento de recuperarse del exceso de kilos o la excesiva ingestión de alcohol e hidratos de carbono que derivan en procesos proinflamatorios y reacciones de oxidación de nuestro organismo. A continuación os recomiendo una serie de pautas que ayudarán a dejar atrás todos estos desórdenes y devolver al cuerpo su rutina metabólica:

En primer lugar, es imprescindible que recuperéis cuanto antes los hábitos y rutinas normales de vida, horarios alimenticios, de sueño y descanso.

Después es importante que desintoxiquéis el cuerpo de alcohol, sobretodo evitando su ingesta. Si durante el mes pasado hubo un consumo elevado de alcohol, se puede recurrir, por ejemplo, a un complemento alimenticio a base de Cardo mariano -Silimarina- que ayuda al hígado a realizar una detoxificación, y se ha visto que como efecto secundario también contribuye a la pérdida de peso, ya que el organismo tiende a formar mayor cantidad de tejido adiposo o tejido graso para tratar de almacenar el exceso de tóxicos liposolubles.

Siempre debéis intentar contribuir a mantener la salud hepática y proteger frente al daño oxidativo. Es un buen momento para realizar un chequeo o revisión y marcaros objetivos para realizar una medicina preventiva. En mis consultas siempre marco a mis pacientes unas pautas profesionales que se adaptan a sus necesidades y aptitudes al empezar un tratamiento. Al realizar la revisión antiaging establezco unas medidas que permiten el equilibrio del organismo y la piel.

Debéis minimizar el consumo de hidratos de carbono, reduciéndolo a aquellos realmente sanos y que cubran específicamente las necesidades calóricas de vuestro organismo, es decir, quitar el pan de vuestra rutina diaria, así como los dulces y los azúcares… Debéis limitaros a ingerir verduras y frutas y algo de legumbres.

También debéis ayudar al cuerpo a excretar toxinas e impurezas acumuladas. Para ello es fundamental beber agua y suplementar con fitocomplejos drenantes para facilitar el drenaje de fluidos corporales que se acumulan en los tejidos. Recomiendo suplementos dietéticos con zumo de arándanos, remolacha, ortiga, sandía, papaya y piña …Que por su efecto diurético, os van a estimular la eliminación de fluidos de la matriz instersticial y evitar la retención de líquidos y toxinas. Por ejemplo, una bebida que trabaja como un antioxidante, un desintoxicante y un energizante es el polvo V8.2 Detox, que contrarresta los radicales libres, reduce la sensación de fatiga, y ayuda en el proceso depurativo del organismo.

Actualmente están de moda los tratamientos con zumos de frutas y verduras para hacer rutinas de un día -o varios a la semana-. Con un consumo exclusivo de este tipo de zumos,ayudaréis al cuerpo a limpiarse por dentro. Este tipo de tratamientos siempre han de ir acompañados de la consulta a un profesional de la nutrición.

No debéis marcar objetivos utópicos o inalcanzables, ni en tiempo ni en forma. Es decir, no vais a perder 5 kg en una semana. No hay ninguna dieta sana que lo haga, y si se consigue, es totalmente contraproducente para vuestro organismo, llegando a producirse desordenes metabólicos severos. No todas somos iguales, y lo que le funciona a una, no tiene por qué funcionarle a otra persona. Algo básico es que acudáis siempre a un profesional y no hagáis locuras por cuenta propia.

En resumen, el secreto está en una rutina y disciplina de vida sana, una alimentación equilibrada con alimentos saludables -y restricción calórica- evitando sobrepeso u obesidad, realizar ejercicio físico -cada una a su nivel, con espíritu de sacrificio y sin marcarse objetivos inalcanzables- y una suplementación nutricional adecuada a cada caso y bajo prescripción facultativa.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Dieta rápida para bajar 7 kilos

Esta dieta consiste en no mezclar los alimentos los diferentes días de la semana. Cada día tendrá un alimento distinto.

Tomar por lo menos 2 litros de agua por día. Los condimentos permitidos son sal, limón, y pimienta.

Se pueden hacer todas las infusiones que usted desee, siempre que las acompañe con edulcorante.

Puede comer sin restricciones gelatina dietética, zanahorias crudas, cualquier día de la semana.

¡Atención! No realizar esta dieta por más de una semana

Desayuno diario:

½ pomelo
1 rebanada de pan proteico
1 taza de té

DIA 1: Comer todas las verduras que desee, preferentemente de hojas, las verduras deben estar crudas. No olvide tomar 2 litros de agua.

DIA 2: Comer todas las frutas que desee, menos banana y uva. Prefiera el melón y la sandía son las que tienen menos calorías.

DIA 3: Puede comer todos los lácteos que desee siempre y cuando sean descremados.

DIA 4: Este día puede mezclar frutas y verduras, recuerde que las verduras deben ser crudas.

DIA 5: Comer carnes rojas. Es importante que este día no se olvide de tomar de tomar al menos 1,5 litros de agua. No exceda de los 600 g de carne en el día.

D1A 6: Puede comer pollo o pecado. Puede comer hasta 700 g.

DIA 7: Este día queda libre y puede comer lo que desee, pero con moderación.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Dieta “Burn”: la solución perfecta para perder peso después de Navidad

Se trata de un régimen alimentario caído del cielo: en tan sólo cinco días puedes deshacerte de la grasa acumulada y bajar hasta dos kilos.

“Burn” es la dieta alimentaria que está de moda en el mundo de la celebridades en Hollywood ya que ha logrado exitosos resultados en quienes han comenzado a seguirla.

Después de ricas y calóricas cenas en los tradicionales encuentros navideños, de seguro que este régimen te ayudará para mermar tu cargo de conciencia.

Se trata de un método rápido y saludable, ideado por el famoso nutricionista estadounidense Haylie Pomroy. El plan consiste en acelerar el metabolismo en cinco días y hacer que el propio cuerpo se encargue de hacer desaparecer la grasa acumulada, perdiendo hasta 2 kilos.

Según explica el especialista, “la gente que suele tener digestiones pesadas o grasa en el abdomen que parece llevar toda la vida ahí, tiene esos problemas porque su estómago es perezoso: las bacterias que se encuentran en sus intestinos no hacen bien su trabajo y no depuran lo suficiente la comida”.

LA DIETA

La base del programa es un té hecho con hojitas de menta, regaliza, canela y jejibre; el cual debe tomarse durante todas las comidas del día.

Para el desayuno Pomroy recomienda un batido a base de limón, pepitas de calabaza, semillas de chía, media manzana, dos hojas de albahaca, medio pepino, agua y hielo.

A media mañana, se recomienda beber una completa sopa de verduras, para calmar el hambre y activar nuestro aparato digestivo.

Para el almuerzo,se sugiere preparar platos a base de legumbres, como las lentejas, salmón, o calabacines rellenos.

Para merendar, se puede tomar sopa de verduras verdes. Y para la cena, se puede repetir lo del almuerzo, lo ideal es que la última comida no sea más allá de las 20.00 horas.

Si esta dieta se lleva a cabo al pie de la letra, el Haylie asegura que  “Nuestro estómago despertará de su letargo y podremos digerir mejor todo lo que comemos”.

Cabe señalar que ante cualquier dieta que se intente seguir lo ideal es antes consultar con un especialista.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas