From the category archives:

Autoayuda – Autoestima

 

¿Lo que sientes es amor, o tienes baja autoestima?

El amor es un sentimiento que, entre otras cosas, está compuesto de confianza, alegría y reciprocidad.

marthadebayle.com.-Mario Guerra

Cuando lo que predomina es la ansiedad, la sumisión o la inseguridad del amor del otro, quizá ya no se está en una relación por amor, sino por la necesidad de que alguien nos haga sentir importantes, valorados y amados.

¿Cómo se relaciona la autoestima con el amor?

De niños nuestros padres son como un espejo que nos devuelve un reflejo de quienes somos.

Si ese espejo estaba “defectuoso”, nos devuelve reflejos distorsionados en donde nos vemos “perfectos” (y nos volvemos narcisistas) o “muy ñangos” (y desarrollamos baja autoestima).

Nos vamos percibiendo como:

Dignos de ser amados

Nos sentimos libres para amar y ser amados no por lo que hagamos (o hagan por nosotros), tengamos (o tenga el otro) o demos (o nos den), sino por quienes somos.

Se entiende que no todos van a amarme y yo no voy a amar a todos. No se necesita, sino se disfruta el amor.

Con el derecho a ser amados

Entonces exigimos a los otros que nos amen y el que no lo haga es un imbécil que no reconoce “lo que es bueno” y “el se lo pierde”.

Se piensa “los demás deben amarme por ser YO”.

Indignos de que nos amen

Entonces cuando alguien nos ama pensaremos que lo hará por lástima, por error o por casualidad, pero que eso se terminará en cualquier momento.

Se piensa: “nadie puede amar a alguien como YO”

Al crecer, esa imagen se convierte en nuestra propia percepción y desarrollamos una creencia que vamos autoconfirmando.

Es normal amar y ser amado.

Soy superior, porque sólo unos pocos me aman. La mayoría no sabe cómo amarme o no lo hace como merezco.

Tu necesidad de que te amen es enorme, pero acabas por asfixiar o aburrir a quien te ama y le ahuyentas; entonces confirmas que nadie te quiere.

La persona con baja autoestima tiene una necesidad tan grande de estar en una relación (busca de nuevo un espejo en el cual reflejarse) como es su miedo al rechazo ya cuando está en una (está seguro que lo que verá en ese reflejo será algo horrible).

¿Cómo se disfraza la baja autoestima de amor?

Básicamente crees que si no te quejas y aguantas, eres complaciente y hasta sumiso, tu pareja te querrá más. Juras que siendo calladito, aguantador y hasta servicial te querrán. No mucho, pero te querrán…

Un estudio realizado en el 2015 por la doctora Megan McCarthy, en la Universidad de Waterloo, dice que cuando se está en una relación romántica y se tiene baja autoestima:

Se callan las propias necesidades para no molestar al otro.

Se finge que se está de acuerdo con el otro en todo lo que hace y no hay quejas ni reclamos abiertos para que no se vaya a enojar y se marche.

Se tiende más al chantaje emocional que a hablar de los problemas directamente.

¿Por qué las personas con baja autoestima necesitan estar en una relación?

Hay un tipo de autoestima que se llama “Autoestima contingente basada en las relaciones”.

Igual que en aquella infancia, se depende de las reacciones positivas de las personas amadas para sentirse bien.

Las señales de aprobación constantes se convierten en signos de valía; la ausencia de esas señales, en la creencia de que ya no se es valioso.

Por eso buscan constantemente refuerzo positivo acerca del amor que se les tiene.
¿Por qué se desarrolló este tipo de autoestima?

El doctor David Sack, de la UCLA, señala que las personas que desarrollan esta autoestima contingente basada en las relaciones tienen problemas en una o más de estas áreas.

Autonomía

  • Sentir que eres libre de tomar tus propias decisiones.
  • Competencia
  • Sentir que eres efectivo en lo que haces.
  • Pertenencia
  • Sentir que eres parte de un grupo social o familiar y que eres bienvenido por ser quien eres.

¿Cuáles son las señales de que se está en una relación por baja autoestima y no tanto por amor?

Estás hipervigilante a todo lo que tu pareja hace o dice.

  • Como un niño pequeño que mira la expresión de sus padres para saber si lo que hizo le gustó o no.

Todo para ti tiene un doble significado e interpretas “señales” según tus temores.

  • Si le haces un café y no se lo acaba piensas que no le gustó.
  • Si le sugieres ver una película estás más atento a su expresión que a la película misma y al final si no te dice que le súper encantó, y se lo ves en la cara, piensas que la regaste y que le recomendaste la peor película de la tierra y que ahora pensará que eres una especie de loser.

Vives con inseguridad acerca de tu relación o el amor de tu pareja.

  • Constantemente piensas que se irá con alguien más.
  • Dudas sin razón objetiva de que te quiera. Aún cuando te lo dice lo dudas.

Toda sugerencia la tomas como una crítica y las críticas como tragedias.

  • ¿Y si mejor nos vamos en taxi? significa para ti “Manejas como una loca”.
  • “No me gusta que llores por todo” lo traduces en “Eres una maldita dramática”

Te vuelves paranoico

  • Especialmente si ya de por sí eres celoso o celosa.

No eres feliz ni estás en paz.

  • Un estudio realizado en la Universidad de Houston señala que aunque estés en una relación, no te sientes amado o satisfecho.

La posibilidad de que se termine la relación te aterra y afecta tu salud

  • Lo percibes como una ingratitud o un abandono.
  • Sientes que no puedes vivir sin tu pareja.
  • Porque te quedas de nuevo sin alguien que te devuelva un reflejo de tí, lo que equivale a que sin esa persona “ya no vas a existir” o tu vida ya no tiene propósito.
  • Desarrollas ataques de ansiedad, depresión, alteraciones del sueño, del apetito y subes o bajas de peso de manera notable.

¿Qué riesgos hay en estar en una relación por baja autoestima?

  • Principalmente si te disfrazas de esclavo lo que vas a atraer es a un amo que necesite de uno para servirle.
  • Si te disfrazas de bufón tendrás que hacer reír al rey, hasta que, luego de un tiempo, le aburran tus chistes y te despida de su corte.
  • Se convierten en tu pareja y su sombra (o sea tú).

Descuidas tus necesidades y ni siquiera escuchas las de tu pareja cuando te pide que busquen ayuda, dejes de estarle acosando o te pide que opines o resuelvas algo por tus propios medios.

¿Qué hacer?

Reconoce que amar no produce miedo ni ansiedad, pero una relación de pareja no es para llenar tus huecos emocionales, sino para compartir lo bien que te sientes siendo tú, con otra persona que haga lo mismo contigo.

Antes de pensar en estar en una relación debes poder sentirte bien contigo mismo. Si no es así, lo mejor será que esperes y busques trabajar con tu autoestima, tu infancia y tus miedos.

{ Comments on this entry are closed }

 

10 claves para trabajar y mejorar tu autoestima

¿Por qué algunas personas nos parecen seguras y felices mientras otras se muestran retraídas y poco confiadas de sí mismas? ¿Qué es y qué importancia tiene la autoestima para caminar con éxito? ¿Cómo podemos mejorar la autoestima? Tras años buscando respuestas, la psicóloga Silvia Congost nos da las claves en ‘Autoestima automática’ (Editorial Zenith), un libro en el que encontrarás ejercicios y herramientas sencillas para ayudarte a cultivar el bienestar, reforzar tus capacidades y hacerte valer como te mereces. Te resumimos los diez pasos para comenzar a trabajar esta destreza.

  1. Despierta. El primer paso es tomar conciencia de cómo es tu autoestima en este momento. Darte cuenta de cuál es el autoconcepto que tienes de ti mismo/a. ¿Cómo te ves? ¿Qué cualidades crees que tienes? ¿Te gusta la imagen que tienes de ti? ¿Crees que eres digno/a de recibir amor, de que te acepten, de que te pasen cosas buenas?
  2. Viaje al pasado. Revisa de dónde vienes, qué es lo que has vivido, qué has recibido y qué te ha faltado mientras estabas creciendo. Con esta información, probablemente, entenderás por qué eres así y te sientes de esta manera.
  3. Acéptate. Es básico que sea cual sea la imagen que tengas de ti y de lo que en otra etapa hubieras vivido, seas capaz de comprenderte y aceptarte con tus puntos fuertes y los más vulnerables.
  4. Deja de maltratarte. ¿Te das cuenta de la cantidad de veces a lo largo del día que te haces daño con comentarios negativos y descalificadores sobre ti mismo/a? Seguramente, no tratarías así ni le dirías nada de eso a ninguna otra persona. Debes dejar de hacerlo contigo porque el daño es el mismo.
  5. Potencia el reconocimiento. Esfuérzate para encontrar tus puntos fuertes. Tenlo presente y entrénate en decirte cosas bonitas, en remarcar todas aquellas cualidades que tienes y todo lo que haces de maravilla.
  6. El poder de la gratitud. Cuando pensamos en cosas por las que nos sentimos agradecidos, inevitablemente nos sentimos bien, potenciamos emociones positivas en nuestro interior y esto, a su vez, hace que nos enfrentemos al día a día con una actitud más positiva y vital.
  7. Se asertivo. Aprende a decir no y expresar lo que verdaderamente sientes, respetándote a ti mismo en cada momento.
  8. Define tu rumbo. Ten siempre claro cuáles son tus propósitos a corto, medio y largo plazo. Solo así sentirás que tu vida empieza a tener sentido de verdad y tendrás la seguridad de que los pasos que vas dando en tu día a día te acercan a dónde quieres llegar o, de no ser así, tendrás la seguridad de que debes cambiar el rumbo para redefinir tu marcha.
  9. Rodéate de personas sanas. Aléjate de todo aquel que sea tóxico en tu alrededor. Las personas que te hagan sentir bien, que te aporten energía y bienestar y que logren sacar lo mejor de ti, son las personas de las que te tienes que rodear. Cuando hacemos un proceso para fortalecer la autoestima, al tomar mayor conciencia y conectarnos aún más con nosotros mismos, es habitual que sintamos que hay ciertas personas en nuestro entorno con las que ya no nos sentimos bien ni nos apetece tenerlas cerca. Debemos respetarnos y no forzar este tipo de relaciones.
  10. Integridad. Esfuérzate por vivir de acuerdo con tus valores, fiel a ti mismo/a, tratándote con afecto, mimo, respeto y seguridad.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Autoestima ¿Usted se quiere?

Al hacer esa pregunta, algunos pueden remitirse al término “Autoestima”, pero pocos saben que el concepto de autoestima va más allá de “si nos queremos o no a nosotros mismos”. Así es, la autoestima es un constructo que muchos profesionistas han intentado medir y es el objetivo de muchas intervenciones psicológicas, sobre todo las que promueven técnicas para incrementarla. Sin embargo, la mayoría de las personas no sabemos todos los factores que están involucrados en la definición de tal concepto.

La Autoestima, según los investigadores; debe ser diferenciada del Autoconcepto, que es el conjunto de elementos que una persona utiliza para describirse a sí mismo. La autoestima es la evaluación de la información contenida en el autoconcepto y procede de los sentimientos de la persona acerca de lo que ella es. La autoestima es el grado de aceptación de nosotros mismos, el grado de estima que profesamos hacia nuestro propio concepto, y está basada en la combinación de la información objetiva sobre uno mismo y la evaluación subjetiva de dicha información. Si tenemos un concepto pobre de nosotros, si no nos valoramos o si no conocemos nuestras virtudes, es probable que nuestra autoestima sea baja.

En este sentido, la autoestima está formada por la percepción y el ideal de uno mismo. La percepción de uno mismo equivale al autoconcepto: la visión objetiva de las habilidades, características y cualidades. El ideal de uno mismo es la imagen de la persona que le gustaría ser, el deseo de poseer determinados atributos. Entonces, la autoestima es el resultado de la discrepancia entre la percepción de uno mismo (la visión objetiva) y el ideal de uno mismo (aquello que la persona valora, lo que le gustaría ser). Una gran discrepancia supone una baja autoestima, mientras que una escasa discrepancia es indicativo de una alta autoestima.

Un ejemplo exagerado sería el siguiente: si Usted pero mide 1.50, pesa 80 kilos, tiene más de 35 años y no es agraciada físicamente (según los estándares de “belleza” que impone la sociedad) y se inscribe al concurso de Miss Universo, probablemente será rechazada por no cumplir con los criterios de inclusión del certamen.

Parece hasta ridículo el ejemplo, pero existen personas que no tienen una visión objetiva de sí mismas y que su ideal dista mucho de lo que son realmente. ¿Cómo se sentirá la persona del ejemplo al ser rechazada? No quiere decir que no pueda lograrlo, pero según los estándares que se manejan en ese tipo de concursos, no habría posibilidad de tener éxito.  Esto no quiere decir que esa misma persona no sea exitosa, simplemente que en ese aspecto está en desventaja, aunque pudiera darse el caso que en cuestiones intelectuales esté muy por encima de la población que se inscribe al certamen; desgraciadamente el C.I. es lo que menos se evalúa en esos concursos.

La autoestima es una vivencia y juicio de valor sobre sí mismo y sobre las relaciones y responsabilidades para consigo mismo, para con los otros y con el entorno, si usted tiene problemas en esta área, consulte a un especialista que lo asesore para mejorarla.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Trucos para fortalecer tu autoestima

Pocos temas son tan recurrentes en la actualidad como la autoestima y esto nos indica que hay un gran interés por aumentarla, por aprender a querernos y estar a gusto con nosotros mismos. En este artículo me gustaría dar unos consejos fáciles de aplicar y que tienen una repercusión inmediata en nuestra seguridad y bienestar. Las personas con buena autoestima los aplican continuamente y se convierten en respuestas automáticas, es decir, no tienen que esforzarse.

Si no estamos acostumbrados nos costará más, y tendremos que incidir sobre todo en aquellos con los que nos sentimos cómodos. ¿Cuántos aplicamos en nuestro día a día?

  1. Háblate de manera positiva: reconoce tus éxitos y valóralos. Por muy insignificantes que sean para los demás, si nosotros nos sentimos orgullosos de ellos y los disfrutamos, nuestra autoestima se fortalecerá de inmediato.
  2. Aprende a perdonarte: en caso de que algo no salga como nosotros queremos lo mejor que podemos hacer es entenderlo y en lugar de criticarnos o enfadarnos, entendamos que a veces ocurre. Utilicemos el sentido del humor y tratemos de animarnos. La próxima vez puede salir mejor.
  3. Dedica parte del día a hacer algo que realmente te guste con compañía o sin ella: no necesitas excusas para darte algún capricho o hacer una actividad agradable. El simple hecho de quererte es suficiente para pasarlo bien.
  4. Esfuérzate en lo que consideras importante pero no te presiones: podemos esforzarnos en aquellas actividades a las que dedicamos nuestro tiempo como el trabajo o los estudios. El objetivo no es ser los mejores sino tratar de aprovechar el tiempo de la mejor manera posible y utilizarlo para motivarnos en las tareas aburridas. Si nos respetamos también respetaremos nuestras tareas y nuestro tiempo.
  5. Expresa las emociones positivas: utiliza cualquier oportunidad para decir lo bien que lo estás pasando, lo divertidos que son los demás y lo bien que te sientes cuando alguien hace algo que te gusta. No lo pienses solamente y dílo.
  6. Valora las emociones negativas: si expresándolas creemos que vamos a modificar algo con lo que no nos sentimos bien expresémoslas de la manera que nos resulte más fácil. Y si sabemos que no vamos a conseguir nada mejor dedicarnos a otros puntos.
  7. Piensa de vez en cuando qué te gustaría conseguir y cómo se podría hacer: se consciente de cuáles son tus sueños y trata que se conviertan en proyectos. Quizás ahora no es el tiempo de ponerlos en marcha, pero es agradable pensar en ello.
  8. No sufras más de la cuenta: tenemos una gran capacidad de afrontamiento, pero no es necesario que vivamos al límite. Esto implica no hacer en general actividades que nos desagradan, ni estar con gente que no queremos, ni dejar que los demás se aprovechen.
  9. Respeta y valora a los demás: ponte freno siempre que intentes controlar, exigir o menospreciar a alguien. Respetar implica no juzgar y cuando dejemos de hacerlo con los demás tampoco lo haremos con nosotros mismos.
  10. Toma tus propias decisiones a diario: te puedes equivocar igual que los demás, pero tendrás más control de tu vida si asumes como propios esos errores. Esto no significa que no compartas tus decisiones con nadie, o no pidas consejo, pero la última palabra será tuya.
  11. Elimina las obligaciones: decide qué quieres y qué no quieres hacer y piensa que no tienes por qué dar explicaciones. En realidad no tenemos ninguna obligación sino tareas que no nos gustan pero preferimos hacer para evitar algo que no queremos.
  12. Ocúpate de ti: no podemos hacerlo todo, pero como norma general trataremos de cuidar el cuerpo, la mente, a los amigos, a los familiares, el trabajo, el ocio…cualquier cosa que forme parte de nuestra vida.

Muchas personas piensan que si se comportan de este modo van a convertirse en personas solitarias, egoístas, pasotas y que no harán nada. Sin embargo, cuando empezamos a aplicar estos trucos ocurre totalmente lo contrario.

Poco a poco empieza a aumentar nuestra autoestima, nos sentimos más felices y más seguros de lo que hacemos, compartimos más con los demás, ayudamos más, realizamos más actividades y de mejor humor, conversamos más con la gente e incluso realizamos tareas que antes no nos gustaban y hacíamos de mala gana.

Es muy útil llevar la lista durante unos días y hacer una doble tarea: darnos cuenta de qué truco estamos aplicando y felicitarnos al momento por hacerlo, y por otro lado ver dónde fallamos y cómo podríamos modificarlo.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

El rechazo para un empleo supone una baja de autoestima

elperiodico.com

Yo no valgo y no lo digo yo, lo dicen ellos. Los que contratan, los que deciden quién vale y quién no para desempeñar una profesión. Sé que no valgo porque nunca me llaman para una entrevista y me descartan a los pocos segundos de ver mi perfil en los portales laborales. Me planteo incluso quemar mis títulos universitarios, a ver si sin ellos valgo un poquito. No valgo porque mi imagen no vale, mi experiencia no vale y mis competencias no valen.  Me gustaría ser más guapo para valer un poco más. Me gustaría haber tenido trabajos más relevantes, parecer competente en lugar de serlo. Pero ni soy guapo, ni he tenido experiencias que consideren relevantes, ni parezco en lugar de ser. Y es que yo no valgo. No lo digo yo, lo dicen ellos. Con su silencio. Yo no valgo y empiezo a creérmelo. No me lo creía hasta hace poco, pero cuando nadie te llama, nadie te escribe, nadie quiere conocerte como futuro profesional, sabes que el talento se pierde cuando nadie confía en que lo tienes.

{ Comments on this entry are closed }

 

Lo que tu uso de Facebook revela sobre tu personalidad y autoestima

A diario, cuando Facebook nos pregunta “¿Qué estás pensando?”, alrededor de 400 millones de personas responden con un mensaje de estado. Mientras algunas personas postean sobre su última comida, otros publican fotos o mensajes inspiradores.

En los últimos años, investigadores han descubierto que la forma en que las personas se presentan a si mismas en Facebook, dice bastante sobre su personalidad e imagen personal.

Entender tu comportamiento en las redes sociales podría darte una idea de tu propia personalidad y de cómo te percibe el resto. Podemos pensar que nos estamos presentando a nosotros mismos de cierta manera, sin embargo; las personas pueden percibirnos de una manera totalmene distinta a lo que tratamos de proyectar.

Reconocer lo que Facebook revela acerca de la personalidad podría tener muchos beneficios en el mundo laboral. Por ejemplo, un director de recursos humanos podría obtener rápidamente una idea de la personalidad de un entrevistado, solo con echar un vistazo en el perfil de Facebook de esa persona.

La revista estadounidense de negocios y finanzas, Forbes, elaboró un artículo basado en estudios en el que enlistan siete cosas que nuestra interacción en Facebook revela sobre nosotros.

{ Comments on this entry are closed }

 

Autoestima con sabor a delgadez

Parecería que la mayoría de las mujeres tenemos integrado un chip que nos recuerda a cada momento que la manera en que luzcamos con respecto a la figura física, es primordial y que de ello depende ser aceptada o no, de entrada, por una misma y a continuación por el mundo que nos rodea.

Así es como paulatinamente empieza la preocupación por mantenernos delgadas, incluso por debajo del peso adecuado y en algunos casos aún en contra de la salud. Lo que a veces no nos detenemos a pensar, es a qué se debe que basemos nuestra autoestima en el hecho de estar en línea y que creamos que si no es así no somos merecedoras de nada. Despertamos un desmedido culto por las mujeres, famosas o no, que poseen un cuerpo esbelto y el riesgo es que con tal de imitarlas llegamos a comprometer nuestro bienestar físico y mental.

La doctora Cecilia Silva, quien es catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explica que, el hecho de que nos preocupe tanto este aspecto y que basemos en él la seguridad en una misma se debe a que la autoestima y delgadez están íntimamente ligados, debido a que desde la infancia empezamos a recibir mensajes acerca de que el aspecto físico es lo más importante y crecemos con la creencia de que es a partir de cómo luzcamos, la forma en que seremos aceptadas.

Y esto sólo es el principio de una suma de elementos que pueden hacer muy vulnerable el concepto que tenemos de nosotras mismas, porque dejamos de preocuparnos por tener desarrollo en dos áreas que sí son básicas, como son la intelectual y la espiritual, para centrarnos en una sola meta que es transformarnos en la imagen que los demás esperan de nosotras.

Aprende a gustarte

“Desde el punto de vista neurológico, la imagen corporal es una representación mental subjetiva de nuestras conciencia corporal, por lo que es importante saber distinguir entre el cuerpo que se ve en el espejo, la representación mental que tenemos de él y los sentimientos y actitudes que se desarrollan hacia él, es decir, se puede tener una representación mental del cuerpo bastante cercana a la realidad pero esta percepción también puede estar cargada de sentimientos negativos que influyan en la autoestima”, explicaJuan José Plasencia, autor del libro Vive tus emociones, editorial books4pocket.

No se puede minimizar la forma en que percibimos nuestro cuerpo, ya que esta imagen es importante para tomar conciencia de quiénes somos y es a través de ella que nos aceptamos y nos queremos, por eso tiene una relación tan profunda con la autoestima y por consecuencia con el bienestar que experimentemos.

El autor explica que para reconciliarnos con nuestro cuerpo y crear una imagen corporal con la que nos sintamos plena, no requiere solamente de sustituir pensamientos negativos por positivos, sino de desarrollar “auténticos sentimientos de aceptación con respecto al cuerpo, como amigo más fiel y compañero de toda la vida. Tenemos que aprender a tratarnos de manera distinta, tener una nueva actitud hacia la forma de vernos y sentirnos porque lo que transmitimos a los demás es esa imagen que estamos sintiendo. Ésa será nuestra auténtica imagen corporal y no la que creemos ver en el espejo”.

Nadie dice que está mal preocuparse por lucir atractiva, pero eso viene del interior, en la medida en que nos sintamos satisfechas con la persona que somos, lo vamos a proyectar sin importar cuántos kilos registre la báscula, sino basta con preguntárselo a la conductora de televisión QueenLatifah o la exitosa cantante Adele, quienes transmiten belleza, seguridad y talento sin que el tema del peso sea una prioridad para ellas, simplemente, se aceptan tal y como son.

 

{ Comments on this entry are closed }

.

La meditación te hace más comprensivo

Las personas que practican meditación tienen más habilidad para leer las expresiones faciales de los demás, y muestran más actividad en las regiones del cerebro relacionadas con la empatía, según revela un estudio publicado en la revista Social Cognitive and Affective Neuroscience.

Los investigadores, de las Universidades de Emory y Arizona (EEUU), seleccionaron a varios participantes sin experiencia previa en meditación. La mitad de ellos siguió durante 8 semanas un entrenamiento en la práctica de un tipo de meditación llamada CBCT (Cognitively-Based Compassion Training), mientras que el resto siguió talleres y debates sobre los beneficios del ejercicio físico para la salud.

Antes y después del entrenamiento o de los talleres, todos los participantes realizaron un test de reconocimiento facial mientras se registraba por escáner su actividad cerebral. Dicho test consistía en una serie de imágenes en blanco y negro que solo mostraban los ojos de diferentes personas, y los participantes debían interpretar las emociones y pensamientos en estos rostros.

Los investigadores observaron que, después del entrenamiento, casi todos los voluntarios que habían practicado meditación mejoraban sus resultados del test en un 4,6 por ciento, mientras que los que no habían seguido el entrenamiento obtenían la misma puntuación que al principio del experimento. Además, las personas del grupo de meditación mostraban una mayor actividad neuronal en áreas del cerebro relacionadas con la empatía, como el giro frontal inferior y la corteza prefrontal dorsomedial.

“Estos resultados plantean la posibilidad de que la meditación CBCT mejoró las habilidades empáticas de los participantes mediante el aumento de la actividad en las áreas del cerebro que determinan nuestra capacidad para reconocer los estados emocionales de los demás”, explica Charles Raison, uno de los autores. “El siguiente paso será evaluar los efectos en grupos de personas que se pueden beneficiar de una mayor capacidad de empatía, como los afectados de autismo o depresiones severas”.

.

{ Comments on this entry are closed }

.

Las experiencias sobrecogedoras nos hacen más pacientes y satisfechos con la vida

Admirar el paisaje desde lo alto de una montaña, ver el París infinito desde lo alto de la Torre Eiffel, contemplar una cascada de varios metros de altura o revivir la aventura de los primeros astronautas que pisaron la Luna en una proyección de imágenes y música… todas son visiones sobrecogedoras, que a alguno hasta le pueden poner los pelos de punta. Ahora, un estudio publicado en la revista Psychological Science revela que este sobrecogimiento también nos hace más pacientes, más dispuestos a ayudar a los demás y, por si fuera poco, nos hace percibir que tenemos más tiempo libre.

Los investigadores, de la Universidad de Standford (EEUU), realizaron diferentes experimentos en los que los participantes resolvían ejercicios o encuestas después de observar imágenes sobrecogedoras. Los resultados revelaron que, en comparación con los individuos control, los participantes experimentaban la sensación de tener más tiempo libre, algo muy valioso dado el frenético ritmo que llevamos hoy en día. Gracias a ello, estas personas se mostraban más pacientes, preferían vivir experiencias antes de poseer más bienes materiales, estaban más satisfechos con la vida y además tenían más ganas de pasar parte de su tiempo ayudando a los demás.

Los autores destacan la importancia de vivir experiencias sobrecogedoras en la vida diaria como una solución “al sentimiento de tener poco tiempo, que es una auténtica plaga en la vida moderna”, afirman en el estudio.

muyinteresante.es

.

{ Comments on this entry are closed }

 

Autoestima es la clave para superar una ruptura

eluniverso.com

María, una abogada de 40 años, llora mucho y no puede superar el que el hombre que ama haya decidido terminar repentinamente la relación que mantenían hace seis meses. Una y otra vez, se pregunta por qué no puede cerrar ese capítulo de su vida.

Lo que ella cree que es amor podría tratarse solo de un problema de baja autoestima, de un concepto equivocado de lo que es amar, refieren psicólogos consultados. Consuelo Camacho, psicóloga sexóloga, dice que el que una persona no logre superar una ruptura amorosa puede tener múltiples causas, entre ellas, los rasgos de personalidad, el tipo de crianza, los recursos económicos con los que cuente (en el caso de los esposos), o el apoyo de la familia y de los amigos que reciba.

Camacho también destaca, entre esos factores, la capacidad de autoestima, en la que intervienen varios aspectos: cuánto confía en su persona, si ha tenido un vínculo seguro o inseguro con sus padres, sus potenciales emocionales, cuánto se quiere a sí mismo, qué tipos de modelos en el hogar ha tenido para tratar este tipo de situaciones.

“Si dentro de la familia (con sus padres) no hubo normas claras para enfrentar este tipo de conflictos, entonces le va a ser mucho más difícil actuar en el momento de la ruptura”, indica la especialista.

En tanto, el psicólogo sexólogo Jorge Luis Escobar indica que esa persona tiene que entender que debe superar lo ocurrido y estar consciente de que si alguien no la ama, no hay por qué exigirle amor, y entender que el amor no es dolor, es alegría.

Comenta que el primer paso para superar el problema es el duelo, que consiste en hacer una revisión de qué pasó en la relación.

El médico recomienda escribir una carta en la que se ponga en qué aportó cada uno a la relación. “En esta primera fase podría alejarse por un tiempo de la otra persona y después aproximarse gradualmente a lo que le evoque del ser amado, para saber si ya no le afecta la separación”, dice Escobar.

Añade que tras pasar el duelo es importante revalidar el concepto de amor, porque muchas veces se tiene uno errado y se pierde el amor propio y se deja que la otra persona lo manipule, tenga poder casi absoluto sobre el otro. (E)

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas